Factores ambientales y genéticos asociados al consumo de psicofármacos en mujeres adultas. Un estudio de gemelos de base poblacional.  


Existen factores ambientales biológicos que también se han asociado, aunque en menor medida, a los trastornos psiquiátricos. Los factores ambientales biológicos han sido identificados con más precisión y la asociación de éstos con las enfermedades mentales es cada vez más evidente. Un ejemplo de ello lo podemos observar en la esquizofrenia, donde el trauma obstétrico eleva hasta siete veces el riesgo de padecerla; asimismo, se han relacionado las infecciones virales prenatales, la preclampsia, el uso de sustancias tóxicas por la madre en el embarazo, en otros padecimientos tales como el trastorno por déficit de atención y la epilepsia, por nombrar algunos. Las agresiones del medio ambiente sobre el desarrollo del sistema nervioso central, desde la gestación hasta la madurez, repercuten en una alteración de su formación, que irgemelosá en relación directa a la intensidad de la agresión, la etapa del desarrollo en que se produzca y la vulnerabilidad genética del individuo. Estas agresiones sobre el individuo pueden ocurrir en la etapa prenatal, perinatal y postnatal. Dentro de los factores prenatales asociados más frecuentemente a los trastornos mentales, se encuentran la desnutrición, las infecciones, el abuso de sustancias o medicamentos y enfermedades de la madre. Los factores perinatales más asociados al desarrollo posterior de trastornos mentales son el trauma obstétrico, el más estudiado de los factores, las alteraciones de peso del producto, la edad gestacional, las infecciones intrauterinas y enfermedades propias de la madre como la preclampsia. Los factores postnatales, del nacimiento hasta la madurez del sistema nervioso central, se han asociado a enfermedades psiquiátricas como el retraso mental; dichos factores son las infecciones, la desnutrición y los traumatismos craneoncefálicos,

En el estudio realizado las estimaciones de heredabilidad indican que aproximadamente la mitad de la varianza observada en el consumo de medicación  psicoactiva, i.e. 0,52 para el consumo en general; 0,46 tanto para el consumo de tranquilizantes como para el de antidepresivos, es debida a factores genéticos, mientras que el resto se debería a factores ambientales propios de cada individuo, así mismo otros estudios en gemelos destacan que la influencia de los factores genéticos en el desarrollo de la enfermedad mental está fuera de toda discusión.  Los estudios de concordancia en gemelos han corroborado su participación de manera inobjetable; esto queda confirmado por los estudios de adopción, ya que independientemente de que una persona sea educada por padres no consanguíneos, su riesgo para sufrir la enfermedad dependerá de la cercanía genética con sus padres biológicos. Se ha demostrado que muchos de los principales trastornos psiquiátricos están asociados a factores hereditarios. En el caso de la esquizofrenia, por ejemplo, un familiar de primer grado de un paciente afectado tiene alrededor de 10% de posibilidades de padecer la enfermedad, posibilidad que aumenta hasta casi 50% si el afectado es un hermano gemelo monocigótico; el trastorno depresivo presenta una agrupación familiar similar; en los familiares de primer grado es de 8 a 18 veces más probable padecer un trastorno del ánimo que en la población general, mientras que los gemelos monocigóticos presentan una concordancia de 50%. De hecho se ha mencionado al componente genético como el primer determinante de la personalidad.

El consumo de  psicofármacos se ha relacionado con factores como la edad, genero estado civil, nivel de estudios, situación laboral y estatus social.  Hay evidencias  que sugieren que, mientras el matrimonio es un factor protector contra la enfermedad mental en varones, actúa como importante fuente de estrés en las mujeres, OR 1,07, 95%IC 0,74-1,54; Otro factor es el nivel de estudios  con un consumo, OR 1,74, 95%IC 1,27-2,39, a menor nivel de estudios es mayor el consumo, la situación laboral las mujeres que no trabajan, OR 2,15, 95%IC 1,57-2,94; Y dentro del propio estudio destaca un  mayor consumo en los monocigóticos. Las correlaciones tetracóricas obtenidas fueron consistentemente mayores entre gemelas MZ que entre DZ, A) Consumo medicación psicoactiva;  0,54(0,341, 0,701) 0,21(-0,022, 0,426)respectivamente. B)tranquilizantes, relajantes o hipnóticos 0,45(0,247,0,638)0,22(-0,019,0,439)respectivamente;  C)antidepresivos o estimulantes.,0,43(0,130, 0,668) 0,31(0,012, 0,564),respectivamente. Esta mayor similitud de las MZ apunta hacia la presencia de factores genéticos implicados en el fenotipo de interés.

La presencia de un amigo o familiar consumidor habitual de psicofármacos figura en un porcentaje importante de los que se auto medican con psicofármacos.  La existencia de disfunción familiar grave también se ha asociado a un mayor consumo, al igual que la presencia de problemas sociales o falta de apoyo social.

Dicho consumo parece aumentar conforme se incrementa la edad

Fuente de estudios: http://sersame.salud.gob.mx.

Fuente: Kaplan H., Sandock B. Biología Molecular y genética de la conducta, “Sinopsis de Psiquiatría”. Ed. Médica Panamericana, 2000

Acerca de Psyqué

Mielinizado, después de todos estos años que llevo aprendiendo, por fin, aprendo a aprender.
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s