Daltonismo

Daltonismo, el gran desconocido.

Para realizar este artículo  me he entrevistado con la madre de un niño de 13 años que tiene un daltonismo leve, cabe destacar que el abuelo del niño por parte materna también tenía daltonismo pero el tío del niño por parte materna no tiene daltonismo. Su mayor dificultad son con las tonalidades mate, de los colores rojo, verde y marrón, este niño desde los 2 años se hace revisiones periódicas con el oftalmólogo, nunca le habían realizado una prueba de daltonismo, hasta que su madre, que es profesora descubrió que el niño tenía dificultad en descartar estos tres colores, los elegía aleatoriamente, sin un rigor discriminatorio, cuando le decía que coloreara de color marrón podía elegir tanto el verde como el rojo, esta patología le llevaba a dificultades en algunas asignaturas, dado que el ejercicio que realizaba llevaba la tarea de escribir en rojo las palabras “ce”,“ ci” y en verde “que” “qui”, y el niño lo podía escribir tanto con verde como con marrón como con rojo.

A nivel social, no tiene problemas, es totalmente consciente de su confusión y no tiene mayor dificultad, cuando se le presenta una circunstancia en donde tenga que decir el color que él ve se apoya de cualquier amigo para discernirlo.

Preguntado si en su localidad, en donde reside hay alguna asociación o algún programa para personas con esta dificultad, curiosamente, su respuesta es que no, de lo cual también se asombra, al darse cuenta que todo los trucos/técnicas que ha usado son de cosecha propia.

 Diseño de un plan para la mejora de personas con esta dificultad en el ámbito escolar.

Lo primero que haría es una prueba de detección de daltonismo temprano, por norma en todas las revisiones a los niños que ya tienen cultura de los colores, realizarles una prueba bien el test de las Cartas de Ishihara, test inverso de Aaron Clauset, sería sencillo y de fácil discriminación sobre niños con daltonismo y niños sin daltonismo, una vez que un niño de positivo en estas dos pruebas ya se les remitiría a un especialista para discriminar que tipo de daltonismo padece.

En segundo lugar, una adaptación sencilla, un manual o libro blanco del niño daltónico, que conocerían tanto los padres, profesores y alumnos en donde se estandarizaran protocolos como, poner el nombre a cada pintura, sobre todo los tres más importantes, rojo, verde y marrón, y específicamente a cada niño en el que tuviera más dificultad, otra parte importante sería en geografía, dado que los mapas suelen venir la altitud en diferentes color de marrón, desde más claro a más oscuro según la cota, diferenciarlos por cruces, triángulos según la cota.

De cara al futuro profesional del niño con patología de daltonismo, una orientación laboral acertada a sus capacidades o dificultades, en donde tenga ayuda a la hora de saber cómo deberá ejercer su trabajo diario acondicionado a esta dificultad.

Acerca de Psyqué

Mielinizado, después de todos estos años que llevo aprendiendo, por fin, aprendo a aprender.
Esta entrada fue publicada en Curiosidades y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s